Pronto SERA EL SILENCIO
Lejanos ensangrentadas sOBRE LAS Tumbas
Por los sentimientos

ABRIL 2004

 

Hoy como todos los martes y jueves voy a Madrid a unas conferencias de filosofía, me voy en tren desde Colmenar Viejo a los Nuevos Ministerios (cercanías últimamente muy mencionado por los tristes acontecimientos…) después en el Metro dos estaciones, en dichas dos estaciones casi me pongo a llorar…

Dos madres de unos 48 años de píe, sus respectivas hijas de unos 14 años, sentadas, las madres sujetaban unos refrescos mientras ellas las niñas (Las llamare Ana y Helena) comían un mocadillo.

¿Ana a su Madre, que has preparado para cenar?

Ensaladilla Rusa.
Que rica, responde Ana.
Que suerte tienes, Contesta Helena
Que me has preparado a mí
Sorpresa, cuando llegues a casa lo veras.

Las dos Ana y Helena se ponen a conversar en silencio, se ríen mientras intenta coger el zumo que tiene su madre en las manos.

-Ten cuidado que lo vas a tirar.

Las cuatro siguen conversando, yo no he dejado de mirar a las dos preciosas niñas, cierro los ojos por unos segundos, me concentro en las dos niñas que están sentadas y preguntándome ¿Por qué?, como es posible que Dios permita esto, como dos criaturas tan preciosas tan simpáticas puedan estar así, no es justo, no lo entiendo y como siempre busco una respuesta que no me llega nunca.

Llega mi estación miro por última vez a las dos preciosas niñas y me bajo del tren, hasta llegar a mi destino, con la mirada en el suelo, en dos segundos me doy cuenta que he llegado a la superficie, no sé como ni con quién me he cruzado en los pasillos del Metro hasta llegar a la calle, si que me ha pasado por la mente todas las desgracias que hay en este mundo, DINI, lo de Ana y Helena, comparado con todas las personas que están en los hospitales, las mimas niñas que viven a áfrica, en Sudamérica, en Asía, en China,

Las guerras por intereses de los otros, el hambre por lo mismo.

Según la Biblia Dios nos dejo a nuestro libre albedrío, pero, si es así no es justo.

El ser humano no es como es, son unos cuantos que nos tienen como ellos quieren y sólo para enriquecerse vivir con todos los lujos, casas, comidas viajes, sexo de todas las clases, DINERO, DINERO.

LA VERDAD es que esta humanidad necesita algo mejor, no sé cual será la solución, se intentó con revoluciones, se ganaron unas cuantas, pero, siempre, siempre con el pasar del tiempo ellos siguen en su sitio, más de los mismo,

Creo que la solución o viene desde abajo poco a poco atando todo bien para que el ser humano de verdad, podamos seguir nuestro camino que es el vivir el superarse cada día más y más, superar a las enfermedades, a la muerte, salir a las estrellas, el mundo no es sólo la Tierra, nos espera un Universo para todos los seres humanos, pero, mientras aquí en la Tierra unos vivan en el piso 300 de un rascacielos y otro ser humano idénticamente a él viva (por decir algo) en una casa de adobe seguiremos en la edad de piedra, pero matando con bombas creadas por los que viven en el piso 300…

Por ciento Ana y Helena llevan gafas negras las dos, y un bastón blanco en las manos…

 

 

25 marzo 204

El silencio de la mañana
cae sobre mi ventana.

Me levanto ya cansado de la noche
mis pies caminan silenciosos
a la cocina fría del café caliente

Veo las estrellas cayendo y el sol
queriendo salir sobre mi taza.

Mis pensamientos son los mismos
que todas las mañanas,
una más y una menos.

Las estrellas son las mismas y él ídem.

Yo, en cambio soy otro, aunque tome el mismo café
En la misma taza, mis labios no son los de ayer.

Hay un silencio oscuro en los cristales
quizás una luz en otra habitación lejana

Enciendo el cigarrillo que no debí de prender
son tres minutos en compañía de mis pensamientos.

Me viene a la mente pensamientos de ayer y otros que aún no sé
pero que están en la calle esperándome .

Quién sabe lo que me deparará el día
hasta la muerte puede llegar
incluso el amor, incluso el odio.

Qué silencio callado,
ya sobre este teclado el silencio es el mismo
roto por mis dedos sobre las teclas

Quisiera ver otro día diferente,
pero no sé si será el mismo que ayer
espero que no, que no sea otro más.

Me vienen pensamientos que no pongo,
pongo lo que me viene a los dedos.

La noche es fría o quizás debo decir el día
es confuso, las estrellas ya se han ido
hay un manto blanco de niebla en mi ventana.

Con esperanza de una luz cegadora
o quizás de lluvia, blanca o incolora.

Aún no sé que poner, poesía, rima
o yo que sé,

Pero, es verdad que mis pensamientos son los mismos
yo como he dicho no, incluso mi café ya dejo de ser él

No hay nada estable en la tierra,
lo que hoy es, mañana fue
lo que mañana será, hoy futuro, esperanza caerá.

Lo dejaré ya
ya que mis pensamientos no me dan para más.

Aunque no es verdad
podría estar una eternidad,
un café y un cigarro más
una mentira menos y todo seguirá igual.

 

 

El mismo día pero ya son las 22:00

Ya he vuelto de mis mundos escondidos
tengo muchas cosas que contar
y nada que aclarar.

Podría comenzar con una mentira
o quizás con una verdad

No sé cual de las dos es mejor
depende de quién elija para escuchar.

Sólo sé que ya paso el día
y las estrellas de nuevo sobre mi ventana

Esta vez, no tengo mi taza de café
sí una toalla mojada en los pies,
la cabeza ya seca, el cabello también.

Después me iré a cenar una taza de sopa de pan
o quizás una ensalada de rosas enmascaradas.

No sé que es mejor si la cena, solo ante el mantel
o el mantel solo ante mi espalda

Quien sabe cual de las dos situaciones
es la mejor,
si el café o el mantel.

La verdad es que me espera la habitación
oscura, con la luna detrás de los visillos

Pero, volveré enseguida con el primer café
y de nuevo lo mismo,
otra mentira más
o quizás una verdad a medias
porque enteras ya no me quedan

Sigue el silencio, eso sí,
no se ha ido
ni antes ni ahora.

Pero, es el único que me acompaña en las dos situaciones
día y noche, café y mantel.

Me he hecho amigo de él
no dice nada, callado como siempre

Es amigo mío y él está contento con su compañero
ya que tampoco dice nada como él.

Y en vedad os digo que nos llevamos bien los dos
a él le gusta la oscuridad a mí lo negro
el silencio a los dos
el amor a ninguno de los dos
perdón ahora que no mira os diré que no.

En la belleza nos peleamos los dos
ya que siempre quiero ganar yo
con mis sirenas descalzas.

No tengo rival, y eso él lo reconoce en silencio
la verdad, aunque me presente a su amada muerte
siempre gano yo,
no quiero decir que no me encanta su dama
ya que converso a dos bandas, él no puede seguirnos
y su amada dama le engaña, con su mejor amigo
que soy yo.

Pero, puede estar tranquilo, nunca me iré con ella
dónde estén mis preciosas sirenas descalzas
los dos sabemos que no hay manantial con o sin sal
que me pueda sumergir, ya que ellas son mis mujeres.

Con esto quiero deciros que me voy a cenar,
con mi mantel y una taza de pan mojado en sal
o quizás en vino, pero se fue.

Volver Página Principal