Calla, no me mires, que tengo miedo
de sentir tu presencia de mujer,
de ver que el alma se me encoge,
por los latidos de tu corazón.
Calla, no me digas nada,
que si el aire se calma,
mi presencia sobra.

Mi pequeña luz desconocida, encendida,
cuando te veo venir, se apaga la luna amarilla,
cuando el sol, se esconde, es la sombra de tu reflejo.

Hay luz de mi vida, que candil enciendes en mis dedos,
que calientes los tengo de rayos apagados en la noche de luna.

No amarilla, sino roja de mi sangre corriente cuando te veo encendida,
amada mía, desconocida, encendida, amarilla.
Te veo en las noches de luz en mi niño de juventud cuando te miro,
Que digo yo, cuando apago la luz con las nubes de tu brillo amarillo.

Siento tu cuerpo cada mañana,
cuando no estas.
Siento como me acaricias en mis sueños,
Sueño despierto, que me amas, que me das tu vida.
Siento como me sientes, sientes como me siento.
Cuando no te tengo, en mis sueños despierto,
Susana, de mi vida, no quiero soñar,
Quiero amar, en tu presencia, en tus manos
En tus labios, en...
en sueños de Susana amada.

Sé que me quieres, y sin embargo tengo celos,
Mi amor, es como el agua de lluvia,
te mojas y no dejas de secarte.
Lo mismo me pasa, te amor y te deseo,
Pero, mis celos, no me dejan seco,

No sé si son celos de enamorado
O si son celos de lluvia en verano,
Seco, y soleado
Pero, caluroso, y húmedo,
Espero, que me entiendas amor,
Mi amor, es más fuerte que mis celos
Pero, que tiene la lluvia de primavera,
Que me empapa y sigo seco.

Quisiera decirte que te amo,
Pero, también que sepas que en mis noches solo,
Me vienen los celos, malos son los dos
La noche y el amor,
Celos, tengo de la noche, ya que me aleja de ti,
Y celos tengo de los celos, ya que me acercan a ti

Que más me puedes dar amor, que no sienta esta pasión
Si me dejas solo, déjame también tus celos,
los dos pasaremos la noche de ilusión, de pasión de amor,

y volverá el día, y con él la luz, y te devolveré mi amor,
ya que los celos paso a mejor postor que no soy yo,
ya que son celos de pasión de amor,
que siento por los dos,
mis celos, y vos.
Susana de mi amor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Torero, para su Amada Susana

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Caminando los dos en el silencio de su amor,
El mar en calma, como sus rostros llenos de sal,

De fondo la luna les acariciaba sus sombras en el agua,
Abrazados como las estrellas de neón, los dos solos y el amor.

Que silencio tan quieto, que calma tan sagrada, que ilusión de amor,
La tierra parecía callada en estos instantes de calma silenciosa.

Amor, te quiero contar una historia de Ángeles callados en la noche,
Dime Susana, amada de mi ser, querida luna llena que me hablas en la noche,
Que siento, que me aprieta el aliento, no puedo respirar, de hecho no respiro,
me alimento de tu sal, amada Susana, que más me vas a contar.

Si aquí solo me falta el aliento que quiero que me des, en las noches frías
De este amor, quito, de sal salada en mis venas amada por ti Susana.

 

AmigosSubir